Entrevistamos a Catalina Echevarri, cofundadora de anfibium.

Anfibium es una solución tecnológica que permite a las empresas gestionar sus planes de movilidad sostenible de forma ágil y sencilla. Es una plataforma de movilidad sostenible enfocada a empresas y centros de trabajo, con el objetivo de reducir la huella de carbono de los desplazamientos diarios al centro de trabajo.

¿Cómo surgió la idea para montar la empresa?

La inspiración surgió al ver los atascos que se forman por las mañanas en horas puntas y comprobar que la mayoría de los conductores van solos en coche. Es decir, ser conscientes de lo insostenible y poco ecológico que resulta la movilidad al trabajo para millones de personas.

Las empresas tanto voluntariamente, por imperativo legal como por desgravación fiscal poco a poco van a orientar más esfuerzos a ser más sostenibles. Hasta el momento los planes de sostenibilidad son elaborados por consultores que tienen que invertir muchas horas en análisis y redacción de informes. Vimos que gran parte de estos procesos se pueden automatizar haciéndolos mucho más accesibles a cualquier empresa. Convertimos todas las variables en algoritmos y creamos un motor de recomendación que permite a cada empresa crear sus planes de movilidad sostenible involucrando a toda la plantilla.

¿Cuáles son los retos más significativos a los que se enfrentan las ciudades y qué soluciones aporta vuestra empresa?

Las ciudades se enfrentan a muchos retos como ser sostenibles energéticamente, el envejecimiento de la población, una movilidad menos contaminante, la seguridad etc.

Nosotros nos hemos centrado en un tema muy específico que es el desplazamiento de las personas a su puesto de trabajo. Nuestra solución permite a las empresas ayudar a sus empleados a desplazarse de forma más sostenible.

Actualmente gran parte de las ciudades y entornos urbanos están lejos del paradigma de ser lugares sostenibles y eficientes. ¿Cuáles crees que son los temas por los que no se está apostando suficiente?

Vamos a decir que falta bastante recorrido para que las ciudades sean sostenibles a nivel de movilidad. En este sentido, hay que tener en cuenta la contaminación del aire, el consumo excesivo de energía, los efectos sobre la salud de la población o la saturación de las vías de circulación.

El confinamiento nos ha traído un beneficio desde el punto de vista medioambiental y es la generalización del teletrabajo y una mayor concienciación ambiental. Crear ciudades híbridas combinando usos residenciales y profesionales para minimizar los desplazamientos es importante aunque hay que tener en cuenta que la economía vasca está sustentada por la industria y esta difícilmente puede estar integrada en las ciudades. Por el contrario, las startups son un modelo empresarial que atrae talento joven con hábitos más sostenibles y que crean una economía basada en el conocimiento y no en manufactura por lo que se pueden integrar fácilmente en las ciudades.

Las ciudades se están convirtiendo cada vez más en polos de atracción para emprendedores y la creación de nuevas empresas. Pero ¿crees que nuestras ciudades más cercanas lo son también? Si no es así, ¿qué es lo que echas en falta?

Las startups crean visiones disruptivas de cómo vivir las ciudades. Airbnb, Uber o cualquier empresa de reparto de pizzas con drones sería muy difícil que nacieran en una de nuestras ciudades. La sociedad vasca es muy conservadora y los cambios suelen ser percibidos como amenazas por lo que este tipo de startup encontraría pocos early adopters. A esto hay que sumarle que a las autoridades les cuesta mucho ampliar los marcos regulatorios para dar cabida a los modelos de la nueva economía.

El apoyo público o público-privado en las primeras ventas sería una ayuda extraordinaria para las personas emprendedoras. Muchas veces lo más difícil para las empresas de reciente creación es conseguir el primer cliente. Pasa lo mismo que con el primer trabajo, la falta de experiencia es un handicap pero una vez consigues el primero (trabajo o cliente) todo empieza a rodar. En ese sentido, desde las instituciones públicas se podría tener un papel clave como potenciador del éxito de empresas de reciente creación proporcionando las primeras oportunidades. Sería muy sencillo, solo habría que incentivar la compra de bienes o servicios a empresas de reciente creación por parte de instituciones públicas. 

En plena era de revolución tecnológica, ¿qué importancia tiene para vosotros la gestión de los datos a la hora de mejorar la eficiencia de los servicios urbanos?

Los datos son fundamentales, de hecho nuestra solución se basa en datos. Primero medimos la huella de carbono para después reducirla. Los datos por persona nos permiten obtener el diagnóstico por centro de trabajo y después por empresa. 

¿Qué opináis de los modelos económicos colaborativos que están surgiendo en las ciudades? ¿Se debería apostar más por ellos?

Por supuesto, la economía colaborativa trata de maximizar los recursos lo que implica apostar por la sostenibilidad. En los últimos años ha crecido el consumo de economía colaborativa planteando nuevas maneras de consumir y nuevos hábitos de consumo.

Por otro lado, los modelos colaborativos chocan con los modelos tradicionales en donde cada organización o persona es propietaria de los recursos a riesgo de tenerlos infrautilizados. Poco a poco vamos adoptando hábitos basados en la economía colaborativa (Airbnb, Blablacar, Plataformas Crowfunding, plataformas de 2a mano…), todavía nos queda recorrido en áreas como la movilidad no colectiva o incluso en el diseño de nuestros edificios y barrios pero es cuestión de tiempo.

¿Qué estrategias propondrías para combatir el envejecimiento poblacional?

La media de edad, por ejemplo, de las provincias vascas está por encima de los 40 años. Eso significa que de forma orgánica no vamos a poder dar respuesta al rejuvenecimiento de la sociedad. Por este motivo, solo nos queda atraer juventud en edad de tener descendencia o matrimonios con hijos pequeños. Para este tipo de población tenemos que crear ciudades atractivas para la infancia y juventud y eso compite con las necesidades de ciudad de las personas mayores. El ideal sería poder responder a las necesidades tanto de jóvenes como de mayores.

¿Qué propuestas de mejora harías para tu ciudad? 

Los gestores de Bilbao creo que están haciendo grandes esfuerzos por la mejora continua. 

Los cambios culturales de la población necesitan ser incentivados y liderados por las instituciones. Un buen ejemplo es la prohibición de ir a más de 30 km/h por todo Bilbao. Ha sido una iniciativa valiente que ha generado quejas y resistencia pero se trata de una medida que vela por la salud de la ciudadanía.

Mensaje final:

El futuro será verde pero mejor si empezamos desde hoy, ¿te animas?

Anfibium es una de las empresas y entidades que forman parte de la Asociación Bilbao Urban & Cities Design, que surge como resultado de una intensa labor para crear una iniciativa en común, aprovechando la reputación de nuestros modelos de transformación urbana, formada por un grupo de profesionales y empresas en diferentes campos como el urbanismo, arquitectura, ingeniería, eficiencia energética, medioambiente, movilidad e innovación social.

El objetivo de la misma es el de agrupar a una serie de profesionales a modo de Think Tank, apostando por nuevos modelos de ciudades más inclusivos y sostenibles, así como por nuevos modelos de crecimiento y participación, y poder atraer proyectos urbanísticos con los que trabajar.

Y con sus empresas asociadas formar una Plataforma de Soluciones Urbanas con capacidad de dar respuesta a los retos actuales de las ciudades y entornos urbanos.

Bajo el lema de “Reimaginar, Repensar y Rediseñar Ciudades y sus Áreas Metropolitanas desde un punto de vista urbanístico, sostenible, económico, cultural y social”, la Asociación cuenta una serie de servicios orientados tanto al ámbito local, como internacional.